martes, 8 de julio de 2014

The Killing Joke: un chiste para Batman


Escrita por Alan Moore (V de Vendetta, Watchmen) y dibujada por el veterano Brian Bolland en 1988, The Killing Joke es una publicación obligatoria para entender la relación Batman - Joker. Gran sorpresa, cuenta con el fin de la Batichica, situación que sirve como fuerza gravitacional en la trama pero que pasa al segundo plano en la medida en que se profundiza en las mentes retorcidas de ambos antagonistas.

En esta ocasión, el plan de Joker es secuestrar, torturar (y violar?) a Barbara Gordon (Batichica y hija del Comisionado); mientras tanto, iba documentando la salvaje agresión. Luego usaría cientos de fotografías para torturar al mismísimo James Gordon en una verdadera casa de los horrores.


Eventualmente Joker es atrapado por milésima vez por Batman, pero antes de irse al inseguro Asilo Arkaham, el mal le cuenta un chiste al bien. Una bella metáfora de la relación entre ambos personajes.

Había una vez dos tipos en un manicomio... Y una noche... Una noche deciden que ya no les gusta vivir en él. ¡Así que deciden escaparse! Entonces, se suben al tejado y ahí, a un salto de distancia, ven las azoteas de los edificios de la ciudad, que se pierden en el horizonte bajo la luz de la luna... Que se pierden hacia la libertad. El primer tipo da un salto y cruza sin problemas. Pero su amigo no se atreve a saltar. Porque... Porque teme caerse. Entonces, el que ha saltado tiene una idea... Y dice: "¡Eh! ¡Llevo una linterna encima! ¡Alumbraré con ella la distancia que separa ambos edificios para que así puedas caminar por el haz de luz y llegar hasta aquí!". P-pero el otro tipo niega con la cabeza. Y di-dice... Dice: "¿Pe-pero acaso te crees que estoy loco? ¡La apagarías cuando fuera por la mitad!".

Al escuchar esto, (Batman ríe con él?). La lluvia golpea el suelo. Fin del comic.

0 comentarios:

Publicar un comentario